¿Qué sabes del suelo radiante?

¿Qué sabes del suelo radiante?

Publicado en: Noticias | 0

El suelo radiante más usual consiste en una red de tuberías de polietileno instalados bajo el pavimento por donde circula agua caliente a una temperatura de entre 30ºC y 45ºC. Estos sistemas pueden ser instalados tanto en suelo, como en la pared o en los techos.

Existen dos tipos de suelos radiantes, pueden ser eléctricos o por circulación de agua:

  • Suelo radiante eléctrico. Funciona con una resistencia la cual transforma energía eléctrica en energía calorífica. Este calor se transmite directamente al pavimento dando lugar a un entorno confortable. Instalaremos este tipo de suelos cuando no sea posible la colocación de las tuberías por agua o no tengamos suministro para poder calentar esta. Además nos permite una respuesta más rápida que la otra variante.
  • Suelo radiante por agua. Consiste en instalar tuberías en el interior del pavimento por donde se hará circular agua caliente, lo que producirá un intercambio térmico con el suelo. Existe la posibilidad de hacer circular agua fría para refrigerar el ambiente.

¿Qué sistema debo instalar?

No hay una regla escrita para instalar un tipo de suelo radiante u otro pero si podemos destacar algunos detalles donde se debe indagar para una elección óptima. Miraremos la orientación, ubicación, superficie a calentar, si es obra nueva o reforma, sistemas preinstalados… La mayoría de las veces, por temas de eficiencia energética, utilizaremos el suelo por agua. Además, estos podrán ser combinados con otros aparatos de calefacción.

El suelo radiante nos aporta ventajas respecto otros métodos de calefactar una habitación donde destacamos:

  • Ahorro energético. En el caso de las tuberías por agua, trabaja a temperaturas más bajas que otros sistemas de calefacción alcanzado un ahorro de entre el 15 y 20%.
  • Ambiente más confortable. Tenemos un reparto uniforme de calor por toda la habitación. Además al ser la temperatura mayor en los pies que en la cabeza conseguimos un mayor bienestar.
  • Saludable. Al no haber corrientes de aire, el polvo que pueda haber en la habitación no será movido por las masas de aires que provocan las máquinas de aire acondicionado.
  • Mínimo impacto visual. Al estar cubierto por el suelo no estará visible como lo están otros aparatos.

Como desventaja diremos que es complejo de instalar, sobre todo para aquellos lugares que ya han sido construidos. Es por ello que estas instalaciones predominan en obras nuevas.

Para cualquier duda al respecto, no dudes en consultarnos ya que disponemos de distintas opciones en función de las necesidades y requisitos de la vivienda.